Twitter

viernes, 30 de septiembre de 2016

Frivolidad

Frivolidad


Existe un libro que amo escrito por una persona que admiro.
Se trata de “Arquitectura en la Argentina del siglo XX - La Construcción de lamodernidad”, de Jorge Francisco Liernur, Fondo Nacional de las Artes, 2001, Buenos Aires.
Al ver ayer la foto del Jefe de Gabinete al lado de varios actores y actrices, entre ellos Andrea del Boca, sospechada de fraude al Estado Nacional en concordancia con el ex Ministro de Planificación Julio De Vido y con las autoridades de la Universidad de San Martín, me acordé de Liernur.
En el capítulo 6 “El Imperio de la Frivolidad”, página 359 dice:
La frivolidad a la que hace referencia el título de este capítulo debe entenderse pues en dos sentidos.
Una primera acepción del término, la más común, se asocia al despilfarro de recursos, al prestigio de los asuntos banales o al goce hedonista, indiferente a las miserias propias o cincundantes.
....
(pág. 361) Siguiendo la definición de Charles Derrida, lo frívolo se produce cuando se separan significado y significante, las dos partes de la fórmula saussurian del signo: S/s”.
Desde el gobierno, desde diciembre a hoy han bajado mensajes, todos coherentes entre sí:
- aumentar el déficit fiscal,
- emitir,
- endeudar,
- aumentar los impuestos en 2017,
- vender bienes de la Nación, y
- reducir los dineros disponibles de las familias al aumentar las tarifas de servicios.
Esto es, un pasmoso crowding out del estado sobre los baqueteados bolsillos de las familias.
Al mismo tiempo, desde el estado, informan diligentemente en qué gastan dinero:
Una garcha de plástico que nos debe de haber salido millones.
  • Laberintos de Tecnópolis.
  • Contratar a Beck en Radio Nacional.
  • Cambiar la flota presidencial.
  • Darle pauta a C5N.
  • Darle $ 400 MM a la industria audiovisual.
  • Darle $ 930 MM al cine.
  • Tomar 80.000 empleados más en el estado.
  • Gastos delirantes en Fabricaciones Militares.
  • FPT.
  • Mantener en sus puestos a la hija y al yerno de Zannini y la piara de D’Elía. Contratar a Peter Robledo.

Es de una insoportable frivolidad.
De una gigantesca desconexión entre los gobernantes y los gobernados.
Sacarse una foto con Andrea del Boca al día siguiente que se informa que la mitad de los niños del país viven en hogares pobres, es...callous. Es de cararrota, de canalla y border- sociópata. Eso enoja.
A mí me enoja.
Los muy pobres, porque están mal, y los que lo votaron, porque sienten que el peso del estado está sobre sus hombros y gastan en lo que no deberían. Ambos grupos, están desconcertados a esta banda de nenes de mamá que se autocongratulan de su supuesta inteligencia, mientras la población ve que la historia pasa por otro lado.
Los votantes de Macri sienten que está rompiendo un contrato tácito. Sacarnos impuestos para pintar escuelas en Temperley o Chajarí se acepta. Para pagarle honorarios a Beck o Navarro, no.
Y, mientras tanto, la frivolidad.
* * *
¿Nosotros?
Nosotros acá, organizando el campeonato de asado en la 9 de julio.
Luego de que desalojemos los Pokemones, claro.
Acá, disfrutando la Era de la Frivolidad.

* * *

No hay comentarios.:

Publicar un comentario